¿Te levantas cada mañana con el pie derecho? ¿Compruebas que has apagado el gas X veces? ¿Te lavas las manos cada vez que tocas algún objeto o que alguien te da la mano? ¿Caminas pisando una losa si y otra no? ¿Necesitas tenerlo todo bajo un orden determinado?

Si realizas alguno de estos rituales u otros muchos, quizás consideres que tienes un Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), o quizás te lo hayan dicho en más de una ocasión. Pero lo cierto es que no todas las obsesiones ni todas las manías pueden ser catalogadas como trastorno. Y es que, como se suele decir, “quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra”.

Según la clínica, se considera que alguien presenta trastorno obsesivo compulsivo cuando sus obsesiones y/o compulsiones le incapacitan para seguir con su día a día. Pero, adentrémonos un poco más.

¿En qué consiste el TOC?

Como su propio nombre indica, el TOC se compone de pensamientos obsesivos y de compulsiones. Os explico de que se trata ambas.

Obsesiones

Según la RAE, una obsesión es “una idea fija o recurrente que condiciona una determinada actitud”. En psicología, las obsesiones son pensamientos que cumplen una serie de características (expuestas a continuación), y que generan sensaciones de falta de control y ansiedad:

Son ideas que aparecen de manera repetitiva.

Surgen de manera involuntaria, siendo no deseadas.

Son incontrolables, lo que quiere decir que por mucho que se intente no pensar en ellas, seguirán ahí.

La temática de estos pensamientos obsesivos puede ser muy diversa, alguna de ellas relacionadas con la suciedad o a contraer enfermedades (misofobia), con si pienso/hago esto pasará aquello y si no lo hago pasará algo malo (pensamiento mágico), con la muerte de algún ser querido o a la propia, a hacerse daño a sí mismo o a los demás (tanatofobia), con desinhibirse o perder el control sobre algo moralmente prohibido (pensamientos sexuales), excesiva sensibilidad a algún sonido como por ejemplo el tic tac del reloj (audiofobia), miedo al futuro, a que pase algo malo, cualquier tragedia no controlable (cronofobia), con la sensación de que se padece una enfermedad identificándose con los síntomas (hipocondría), con atragantarse con la propia lengua, a dejar de respirar (pseudodisfagia), con el deseo de libertad (eleuteromanía), con mentir (mitomanía), con el poder y la riqueza (megalomanía), con no poder dormir (insomnio), entre otros.

Compulsiones

Se trata de conductas que repetimos tras la aparición del pensamiento obsesivo, con la intención de aliviar la ansiedad que éstos nos producen. Para que me entendáis, es como si tras una jornada en tacones, por fin nos descalzáramos. Solemos sentir placer tras dar por finalizada la conducta.

La compulsión es tal, que si no se lleva a cabo, la ansiedad aumenta haciendo que finalmente se ejecute la compulsión de manera aun más ampliada. Es por ello que se sabe que estos rituales inicialmente ayudan a reducir la ansiedad que los pensamientos obsesivos provocan, pero a la larga hacen que se mantengan, e incluso se agraven.

Al igual que ocurre con los pensamientos obsesivos, las compulsiones también pueden ser muy diversas, como por ejemplo: gritar (Klazomanía), encontrar sentido y coherencia en los números, contar mentalmente o en voz alta (Aritmomanía), morderse o arrancarse las uñas (onicofagia y onicotilomanía), robar (cleptomanía), comprar por impulso (oniomanía), arrancarse el pelo (tricolomanía), atracones, revisiones constantes por ejemplo de que el gas está apagado, limpiar reiteradamente un espacio ya limpio como por ejemplo lavarse los dientes en exceso, colocar los objetos en un orden determinado (simetría), releer y buscar síntomas por si padece algún tipo de enfermedad, rascarse la piel (excoriación), entre otros.

Desde la Terapia Breve, se interviene con el fin de que la persona sea capaz de desprenderse del poder que tienen sobre ella las obsesiones, y por tanto la ansiedad que generan las mismas. ¿Cómo? A través de diversas técnicas que fomentan hábitos alternativos a las compulsiones realizadas que te obstaculizan.

#cambio #change #chance #trastornoobsesivocompulsivo #toc #etiquetas #obsesiones #compulsiones #psicologia #terapia #terapiabreve