¿Quieres acompañar a tu pareja en el proceso de parto? Aquí os muestro algunos consejos para que puedas hacerlo de forma plena.

¡Entremos en materia!

¿Es el parto un asunto de mujeres?

Obviamente es un asunto de mujeres, ya que para parir tenemos que tener cuerpo de mujer. Así lo dictó la naturaleza.  Pero vayamos más allá.

En la historia, vemos que las mujeres por lo general, han vivido siempre el parto rodeadas de más mujeres. El hombre, sin embargo, ha estado por ahí más o menos presente a lo largo de la historia, pero es realmente ahora, cuando también están presentes. Cerca de un 85-90% de los hombres están presentes en el parto en occidente actualmente.

Dicho esto, ¿creéis que el parto es un tema de mujeres? ¿o creéis que es más bien un tema humano en el que la mujer juega un papel protagonista?

¿Cuál es el rol que desempeña la pareja en el parto?

Realmente no hay nada definido, pero según diversas investigaciones (Chandler y Field’s, 1997; Kunjappy-Clifton’s, 2007), existen tres roles.

Hay parejas que funcionan como coach, otros como testigos y otros como compañeros. Os explico:

Hay personas que tienen una personalidad más dominante y les gusta manejar las distintas situaciones que vive, y el parto es una situación más que necesita controlar. En este caso hablaríamos de aquellxs que funcionan como coach. Lxs que funcionan como testigos, hace referencia a aquellas personas que o bien por propia elección o por petición de los profesionales, deciden no interactuar en el parto y, aunque estén presentes en la habitación, se mantienen al margen. Y el tercer grupo que algunos autores señalan es el que se refiere a los que actúan como compañeros, que como bien dice la palabra, acompañan a su pareja, donde lo que prima es lo que necesita ella, y busca lo que puede hacer para facilitar el proceso.

Estos son los roles que suelen apreciarse más en el momento del parto, pero como os decía al inicio, no hay nada definido.

¿Cómo acompañar a tu pareja durante el parto?

El Instituto Europeo de Salud Mental Perinatal, expone una propuesta de actuación para todas aquellas personas que acompañan en el proceso del parto a la mamá.

Se trata de cuatro aspectos, considerados fundamentales:

PROTEGER

La tarea de proteger, empieza por la de informarse, antes del parto, de la fisiología del mismo, comprender cómo funciona, cuál es el proceso que atravesará tu compañera, conocer también los protocolos del centro donde os atenderán, etc.

Al igual que nos informamos cuando nos vamos a comprar un coche, una casa, o cualquier otra cosa, podemos informarnos sobre el parto.

Saber la fisiología, saber que tu pareja entrará en un estado alterado de conciencia, saber a lo que se va a enfrentar, para acompañarla mejor en las decisiones y en todo el trabajo que se va a realizar.

Informarse es importantísimo.

Otra tarea que forma parte de la protección, es cuidar el ambiente antes, durante y después dl parto. Tener en cuenta lo que ella quiere o no quiere en su parto, intentar que el ambiente sea calmado y pacífico, poner límites en el caso de ser necesario, por ejemplo en relación a las visitas.

Proteger, también consiste en responsabilizarse de los aspectos domésticos permitiendo a la mujer desconectar de todo aquello que no sea su parto, que vaya tranquila sin pensar en las cosas pendientes que hay que hacer.

Obviamente todo esto no se hace justo cuando se inicia el proceso de parto, sino que hay que trabajarlo desde mucho antes, para que cuando llegue el momento, sepas lo q tienes q hacer. No puedes aprenderlo en ese mismo momento.

La necesidad de tranquilidad de la mamá y el bebé son lo más importante.

RESPETAR

A veces no hace falta decir nada para expresar lo que pensamos. Por ello es muy importante la actitud del/de la acompañante. Pongamos un ejemplo: imagina que estas al lado de tu pareja y tu cara expresa que estás muertx de miedo. De forma indirecta, e incluso sin darte cuenta, estarás comunicando a tu pareja que no confías. Esto desanima a cualquiera. La mayor ayuda que puede brindarle a su mujer es mostrarle la confianza de que puede hacerlo.

Respetar también es acompañar a la pareja en sus decisiones con respecto al parto y al nacimiento. Obviamente, la criatura que nazca será de ambos, pero mientras esté dentro de mamá, la última palabra le pertenece a ella, porque la que va a parir es ella, el cuerpo es de ella.

ATENCIÓN PLENA

¿Cómo lo hacemos? Debemos estar atentos a las necesidades de nuestra pareja. Saber que si ella hace “X” movimiento, es porque necesita o quiere “X” cosa. Tener puesta la atención plena en ella. Para ello el mindfulness puede ayudarnos.  

Mindfulness no es una técnica de relajación ni se trabaja la respiración de ninguna manera. Mindfulness es dirigir la atención a nuestra respiración, y centrarte en lo que tenemos delante de nosotrxs de manera radical. Eso es una herramienta muy útil a la hora de acompañar a la pareja.

NADA PERSONAL

Una mujer que está de parto puede reaccionar de mil formas, una de ellas es que salga su naturaleza mamífera, animal, y tú debes saber eso. Al igual que debes saber quellegado a ese estado, puede que te insulte o que te eche, etc.

¿Qué debes hacer en ese momento? ¿Enfadarte? ¡No! No hay cabida para eso. Es una reacción natural de ella en ese momento. Debemos aceptarlo. Aprovecha para coger fuerzas para cuando te necesite de nuevo, aprovecha para comer por ejemplo o para descansar. Porque cuando te necesite, deberás estar ahí con tu mejor disposición para acompañarla.

En definitiva,

¿Es necesario prepararse para acompañar al parto?

Si, es totalmente necesario. Que haya información para los y las acompañantes sobre el parto y el posparto es fundamental, al igual que lo es para las mamás.