En una de mis últimas formaciones realizadas en el Instituto Europeo de Salud Mental Perinatal, pude conocer de la mano de Carmela Baeza, cómo funciona más detalladamente el ciclo femenino. ¡Me parecieron tan interesantes sus explicaciones! Considero que puede ser muy beneficioso para nosotras tener conocimiento de nuestro propio cuerpo.

¿Qué es el autoconocimiento de la fertilidad?

Como ella mismo dijo en la formación, “el autoconocimiento de la fertilidad no se trata ni de métodos ni de tecnologías, se trata de conocerse a una misma sin filtros, de forma integral como mujer. Y realmente no es conocer específicamente mi fertilidad, sino también mi infertilidad, mi menstruación y el clima hormonal en el que vivo cada día.”

A lo largo de los años, se ha creído que todas las mujeres somos iguales, en lo que al ciclo femenino se refiere. Durante años se ha caído en el error de pensar que todas tenemos un ciclo de dura 28 días, y que el día de la ovulación es el 14. Sin embargo, la realidad es bien distinta, ya que existe una gran diversidad al respecto.

El ciclo consta de 2 fases. La fase folicular, de duración variable (puede ser variable dependiendo de enfermedades o por estados emocionales); y la fase lútea (donde se produce una ovulación), en la que el tiempo que transcurre entre la ovulación, hasta la siguiente regla puede durar entre 9 y 16 días. Esto es lo habitual en un ciclo normal.

¿Cuáles son los indicadores de fertilidad?

Los indicadores más evidentes o indicadores primarios, son el moco cervical y la temperatura.

El moco cervical es una sustancia bioactiva, que cambia según va cambiando el ciclo, de forma que al terminar la menstruación, se produce un moco que es más espeso, más denso, que impide la entrada de espermatozoides al útero. En el momento fértil, el moco lo que va haciendo es como si formara carriles para que el esperma pueda pasar, pero en momento de infertilidad se forma como una red que les impide el paso.

Este moco cervical, lo vemos. Por ejemplo, cuando orinamos y nos limpiamos con el papel, ahí está. Y también vemos que hay una evolución. Primero puede haber unos días en los que no hay moco, y luego cada vez hay más, es más transparente y más elástico, que implica que es más fértil. Por supuesto, esto puede variar según la mujer, y para ello lo fundamental es conocerse y observarse. ¿Cómo? Podemos anotarlo. Por ejemplo, cómo es el moco, si tenemos sensación de humedad ese día, si es más denso o menos, si es transparente o no, etc. De hecho, en muchas aplicaciones móviles sobre estos temas, existe la posibilidad de recoger estos datos.

Por otro lado, como segundo método primario (el primero es el moco cervical), tenemos la temperatura. Ésta es más baja en la primera parte del ciclo, y en la segunda parte sube. Por ello decimos que una gráfica de registro normal es bifásica, porque consta de fase baja y fase alta. La Temperatura la determinamos tomándonosla cada mañana nada más levantarnos para que sea basal. Se toma con termómetro basal de galio o digital. Es importante que sea el mismo termómetro siempre y a la misma hora antes de levantarnos. Luego se anota en una tabla/gráfica.

¿Qué otros signos notamos en nuestro cuerpo?

Las mamas. Podemos notar molestias, que estén más sensibles o más pesadas.

Deseo. También se pueden observar cambios en el deseo, tanto en el erótico como en el relacional. Los días fértiles es posible que se tengan más ganas de tener relaciones sexuales, y por el contrario los días infértiles se tiene menos ganas e incluso se tiene menos ganas de relacionarte, prefiriendo quizás estar tranquila y en soledad.

Útero: En los días infértiles el útero está más abajo, más inclinado y más cerrado. Y cuando llegan los días de fertilidad se abre, está más alto y abierto. Y después de los días fértiles se vuelve a cerrar, porque en el caso de que haya entrado un esperma, se queda ahí guardadito y lo protege. Estos cambios son notables al palpar.

Por supuesto después están los signos que cada una de nosotras note. Por ejemplo, hay mujeres que notan más ganas de orinar en los días fértiles.

Aspectos significativos a conocer:

Uno de ellos es conocer la ventana de fertilidad para buscar o evitar un embarazo.

Cómo sabemos nuestra fertilidad y la del hombre son distintas. Ellos son siempre fértiles, y nosotras sólo 24 horas.

En la ventana de fertilidad entran en juego dos factores. Por un lado, la capacidad fecundante de los espermas y por otro, la supervivencia del óvulo. Tenemos que ver como se combina la capacidad fecundante de los espermas que duran 5 días (sobre todo si están inmersos en el moco) y la supervivencia del óvulo, que es de 24 horas. Por ejemplo: Tenemos relaciones sexuales 4 días antes de ovular, y los espermas están protegidos por el moco fértil en el cuello. Luego yo ovulo, y 4 días después de haber tenido esa relación me puedo quedar embarazada, ya que el esperma tiene una vida de máximo 5 días.

Conociéndonos y sabiendo esta información, una persona puede decidir si quiere ir en busca del bebé o no esos días, si quiere usar precauciones, e incluso puede saber si está embarazada.

Para determinar un embarazo, tendríamos que ver temperaturas que se mantienen altas durante 20 días tras la ventana de fertilidad. Es decir, la temperatura siempre va a subir tras la ventana de fertilidad (como corresponde a la segunda mitad del ciclo). Si no hay embarazo, bajará entre los 10 y 16 días, y vendrá la regla. En cambio, si hay embarazo se mantendrá elevada hasta dar a luz. Por eso, si tras el día 16… 17… 18… sigue alta, muy probablemente es un embarazo, y ya a partir del día 20 seguro” (Kika Baeza)

En definitiva, ¿para que me sirve conocer mi propia fertilidad? Pues para tener información, para conoceros, para saber la verdad sobre tu cuerpo, para saber si algo va bien o si se sale de lo normal en mí misma. El autoconocimiento es realmente conocerme a mi misma, como estoy, cómo soy, como vivo y me siento como mujer. Es importante conocernos, y ya no solo por cuestiones de búsqueda o evitación de un embarazo, sino para saber cómo estás, si todo va bien, o si hay algo que de repente se ha salido de la norma.

NOTA: Si os ha parecido interesante y queréis profundizar conocimientos, os animo a realizar el Seminario de Fertilidad, concepción y reproducción asistida, impartido por Ibone Olza, Carmela Baeza, entre otras. Se celebrará el próximo Jueves 8 de abril. ¡No dejéis escapar la oportunidad de formaros con grandes profesionales! ¡Os lo recomiendo!

#cambio #change #chance #autoconocimiento #conocete #autoconocimientofertilidad #fertilidad #fasesfolicular #faselutea #mococervical #temperatura #indicadoresfertilidad #mamas #deseo #útero #ventanafertilidad #esperma #ovulo #embarazo #iboneolza #kikabaeza #institutodesaludmentalperinatal #saludmentalperinatal #seminariofertilidad #ciclofemenino #psicologia